jueves, 28 de marzo de 2013

Prólogo/Capítulo 1:



 
Ringgg Ringgg

Es mi despertador, lo puse ayer, para, ¿Para que lo puse? Ah si, para dibujar.

-Vanessa el despertador-grita mi hermano desde su cuarto, él y yo nos llevamos bastante bien, pero tiene una mala leche…

-Lo siento-digo parando el despertador. Me levanto de la cama, me desperezo y bajo a desayunar intentando no dormirme mientras bajo las escaleras.

-Buenos días pequeñaja-dice mi padre cuando entro a la cocina/comedor. Él siempre se levanta pronto, no se como lo hace. Interrumpo mis pensamientos cuando me abraza, me encanta cuando me abraza, siempre me calma, me alegra, bueno no se lo que siento, solo se que siempre que me abraza sonrío

-Buenos días papá-digo mientras me siento. Él me da un beso en la mejilla y va a controlar sus bollos, que están en el horno. Y sin darme cuenta empiezo a tararear una canción ‘’Safe and sound’’, y mi padre tararea conmigo y se pone a bailar, yo me río y de repente entra mi madre por la puerta y se encuentra con el siguiente panorama: mi padre bailando y yo partiéndome el culo

-¿Qué pasa?-dice, entonces mi padre para y se dirige a besarla y abrazarla, como todos los días. Después se dicen todas las ñoñerías que se dicen todos los días mientras yo apoyo mi cabeza en la mesa y empiezo a dormirme.

De repente siento un golpe debajo de mi, chillo y me levanto asustada. Ha sido mi padre, que le ha pegado un golpe a la mesa, mi madre se ríe mientras se sienta y mi padre me pone un plato a mi y otro a mi madre, y la única diferencia es que el suyo está hasta arriba de tortitas y el mío está vacío

-Madre mía que pinta, papá perdóname que no empiece es que primero tengo que admirar esto-digo señalando mi plato vacío- creo que no puede existir nada en el mundo mejor que esto. Y no mama no te lo pienso cambiar. ¿Qué te piensas?¿Qué te voy a cambiar tu mísero plato de tortitas por esto?-digo señalando mi plato como si estuviera la comida mas deliciosa del mundo.

Mientras yo doy mi discurso mi madre se ríe a mas no poder y mi padre intenta fruncir el ceño y no reírse pero no le sale muy bien, y antes de que pueda decir nada digo

-Papa te cambio una clase de cocina por una clase para aprender a fruncir el ceño-entonces si que mi madre casi se ahoga de lo que se está riendo, ahora mi padre intenta mirarme cabreado

-Primero yo frunzo el ceño súper bien

-Permíteme que lo dude-digo interrumpiéndole

-Pues ahora no desayunas-dice como si hubiera ganado la partida

-Pues vale-digo dirigiéndome a la puerta-pero que sepas-digo girándome- que si me muero de hambre por el camino hacia mi habitación será culpa tuya

-Anda siéntate reina del drama-dice

-En mi distrito lo llaman ironía-susurro, entonces pone un plato lleno de bollos en medio de la mesa y antes de que pueda coger alguno dice

-Déjale alguno a tu hermano

-¿Me estás llamando glotona?-digo poniendo cara de asombro

-Mira cielo, quiero acabar el desayuno sin haberme muerto de la risa, y como sigas así no llego ni a comerme dos tortitas así que espérate a que baje tu hermano que sino se enfada porque no te ha oído.

-Jo mamá es que con el no me sale la inspiración-digo

-Yo te ayudo a buscarla-dice, entonces sonrío y cojo un bollo, mi padre se sienta y empezamos a desayunar los tres

-¿Por qué te has levantado tan pronto hoy?-dice mi padre

-Voy a dibujar-le digo, a él le encanta mi afición, ya que me enseñó él, bueno eso no fue lo que pasó

Flashback

-Mami no se si va a salir bien-dice una niñita de ocho años mirando el lienzo vacío

-Va a salir perfectamente y a papá le va a encantar-dijo mi madre.

En dos días es su cumpleaños y como mi padre tiene tantos lienzos se me ha ocurrido hacerle un cuadro, pero no se si va a salir bien.

Fin del Flashback

Si que salió bien, hice un jarrón de tulipanes y amapolas, las flores favoritas de mis padres, y al gustarme tanto dibujarlo, porque pintarlo no me gustó tanto, aunque fue increíble también, empecé a dibujar de todo, y ahora estoy haciendo bocetos, y mi padre está deseando ver el suyo.

-¿Me lo vas a enseñar a qué si?-suplica mi padre

-No te voy a enseñar el dibujo hasta que no esté terminado-digo terminándome el tercer bollo y dirigiéndome a ducharme.

30 minutos después

Después de secarme el pelo me dirijo a mi armario y cojo esto:



Me lo pongo y cojo mi bloc de dibujos y el estuche para dibujar; y, bajo al jardín a dibujar. Me siento debajo de uno de los árboles, apoyo la carpeta en mis piernas y empiezo a mirar el dibujo que hice con 12 años de Finnick Odair, el amigo de mis padres, y empecé a pintarlo, tardé lo mío (1 hora y media) pero quedó bastante bien.

 

-Hola preciosa-dijo mi padre sentándose a mi lado y besándome la cabeza, siempre he tenido mucha confianza con él, también con mi madre, pero cuando he tenido un problema siempre le he preguntado a él.-es increíble-dice impresionado, le dejo el dibujo mientras busco otro que sé que le encantará, cuando lo encuentro le digo

-Mira



Él sonríe y se queda absorto en mi boceto, o eso creía yo, pero a los dos segundos me doy cuenta de que es un flashback y se agarra en las raíces del árbol, y yo le abrazo fuerte, hasta que se le pasa y me devuelve el abrazo. Entonces tocan al timbre, así que mi padre se dirige a abrir la puerta y yo me quedó absorta en el dibujo pero algo, mejor dicho, alguien me devuelve al mundo

-Hola preciosa-dice él de una manera que me saca una sonrisa

1 comentario:

  1. Muy bueno, voy a leerme todos los capítulos. Ya te he afiliado :)

    ResponderEliminar