viernes, 28 de junio de 2013

Capítulo 16

Capítulo 16 :


Así que cuando suena el gong unos segundos después yo me quedo en posición de empezar a correr mientras todos los demás tributos salen corriendo y pasa algo increíble, justo cuando empiezan a correr, el suelo se desintegra como si fuera polvo y todos los tributos menos yo caen al mar. Lo extraño es que desde mi sitio hasta la cornucopia hay una especie de pasarela del mismo material que antes. Pero esta vez se que no se va a derrumbar, y que está porque yo he sido mas perspicaz y me he dado cuenta. Y como se que tengo ventaja corro como nunca he corrido hasta la Cornucopia, intentando no caerme. Cuando llego lo primero que hago es mirar a mi alrededor para ver si viene alguien. Pero, no, aunque todos se acercan ninguno está demasiado cerca, por lo menos que yo pueda ver. Cojo un montón de cuchillos, que están atados con una especie de cuerda fina de cinco en cinco. Engancho todos los cuchillos que puedo en mi cinturón y cojo un arco y un carcaj. Además cojo dos mochilas de supervivencia y empiezo a asustarme, porque Finnick debería haber llegado, ya que el nada muy rápido. Oigo un ruido así que cojo un cuchillo y lo lanzo en la dirección del ruido. Justo cuando aparece un tributo que no reconozco y se le incrusta el cuchillo en el corazón.

-Madre mía. Eres mas mortífera de lo que pensaba preciosa-dice Finn detrás de mi. Me giro rápidamente y veo que tiene tres tridentes y una mochila. ¿Cómo no lo habré oído venir? Voy a abrazarle, pero me doy cuenta de que si un tributo ha llegado, sin duda, llegarán más. Así que le cojo de la mano y corro hasta el hielo, que es el sitio que tenía en frente. Él corre conmigo, sin preguntar nada. Entonces cuando estamos llegando, me doy cuenta de que no podemos correr por el hielo, ni siquiera podríamos andar, nos resbalaríamos y caeríamos. Porque por el hielo solo se puede correr o andar con unos zapatos especiales, con una cuchilla en medio que…

Espera, por eso me sonaban los zapatos, son para correr por el hielo.

-Para!-dice Finn cuando estamos a tres pasos de pisar hielo

-¿Qué pasa?-le digo inquieta- no tenemos tiempo para esto

-No podemos correr por el hielo, nos vamos a abrir la cabeza-dice . Yo me agacho y le digo que levante un pie, cuando lo hace giro rápido la rueda que hay en la bota y cuando sale por completo la cuchilla se asusta. Me levanto dándole a entender que la otra la puede girar él, que es lo que hace. Yo también lo hago y cuando me da la mano de nuevo para continuar nuestro camino oigo unos cuatro cañonazos seguidos y me paralizo. No puedo evitar darme la vuelta, aunque se que me arrepentiré, y lo hago, porque veo a los cuatro profesionales riéndose, y cuatro cuerpos en el suelo, uno de ellos de una niña pelirroja del distrito siete de unos diez años. Me recuerda a lo que me dijo Haymitch, que en los juegos tenía que comportarme como una asesina, y eso implica que no me afecten este tipo de situaciones, así que simplemente les miro con asco , me doy la vuelta y miro a Finn, que está tan paralizado como yo lo estaba.

-Finn tenemos que irnos-le digo. Él se gira y me mira, me sonríe y dice

-Si, tenemos que irnos-.Antes de empezar a correr me giro para ver si nos han visto, pero no, están demasiado ocupados haciendo que los tributos que quedan débiles que no han sido capaces ni de dar dos pasos después de salir del agua, se queden con ellos a la fuerza amenazándolos con la muerte. Son mas listos de lo que yo pensaba, así para matarlos habrá que matar a esos tributos antes, pero no me importa, porque tengo intención de guardármelos para el final. Así que me giro y empezamos a correr, sigue dándoseme bien, pero a Finn, sin duda, se le da mejor. Y él, como lo sabe de sobra empieza a acelerar el ritmo así que me veo obligada a aumentarlo también

-Levanta una pierna-me dice

-¿Qué?-le digo sin entender nada

-Tu levanta un poco la pierna del suelo. Mira patina hacia delante de mi en diagonal y levantas un poco una pierna ¿Vale?

-Vale- Empiezo a patinar come me ha dicho y cuando levanto una pierna me da una vuelta ayudándose de la mano que tiene agarrada a mi. Pero no acaba ahí, porque después me inclina hacia el suelo sujetándome con una mano en la espalda, y la otra agarrada a mi mano. Y cuando estoy se acerca a mi y me besa. En ese momento mi cuerpo reacciona, y, como siempre que Finn me besa, mi corazón empieza a latir mas fuerte, mi barriga se llena de mariposas y me pongo roja como un tomate. Ni siquiera se cuando acaba el beso, lo único que se es que cuando dejamos de besarnos se acerca a mi oreja y me dice en voz baja, aunque se que no sirve porque lo van a oír todo

-Te quiero.-después me vuelve a poner bien y me vuelve a dar la mano. Mira hacia atrás y para. Después señala una especie de roca dy hielo y dice- Podemos parar para ver lo que hay en las mochilas-. No se ni como lo oigo, porque todavía estoy pensando en el beso, pero vuelvo al mundo. Le miro, él me mira divertido, seguro que tengo una cara de tonta increíble

-¿Qué pasa?-le digo. Él empieza a reírse sin poder parar

-Es que te has quedado como dos minutos mirando al frente cuando te lo he dicho.

-Estaba pensando ¿Vale?-le dije

-¿En qué?- me dijo

-¿No teníamos que mirar lo que tenemos en las mochilas?

-Si, pero no me cambies de-entonces se calló, porque sonó un cañonazo. No le dimos mucha importancia y nos dirigimos a la roca. Cuando llegamos cogí una de mis mochilas.

-En esta hay ropa-dije sacando dos camisetas de tirantes, unos pantalones cortos y unos largos- fresas, una cuerda, una cantimplora y una venda muy larga.-dije sacando todo lo que había, pero había algo mas, una nota. La saqué y la leí en voz alta


Queridos tributos, para darle mas emoción a estos juegos,

hemos introducido en una de las mochilas de supervivencia un

arma, pero no un arma cualquiera, sino un arma que se usaba

antes de que empezaran los juegos del hambre, seguro que todos

la conocéis, una pistola. Pero tranquilos, solo tiene una bala. A

la persona que le impacte la bala, sino muere al instante, y

ha conseguido patrocinadores, los patrocinadores podrán mandar

una medicina para curarse.
Cuando la leí me quedé preocupada, porque si te disparan, aunque te den una medicina, tienes que sacarte una bala, y si eso nos pasara a Finn o a mi, no sabría que hacer, porque no tengo ni idea de medicina.

-Eh, no pasa nada-me dice Finn para tranquilizarme

-Si que pasa Finn, ¿Y si nos disparan a alguno de los dos?

-Puede que la tengamos nosotros-dice. Pero cuando sacamos las cosas de las mochilas no hay ninguna pistola. En la mía hay otra cuerda, otra cantimplora, vacía, como no, una espita, un saco de dormir y galletas. En la de Finn hay un saco de dormir, un punzón, almendras, y una manta.- Bueno, no tenemos la pistola, pero no importa, si nos disparan a alguno de los dos, pues o Haymitch o Sophie (su mentora) nos enviarán esa medicina

-A lo mejor no les gustamos a los patrocinadores

-A lo mejor si, además no tienen porque dispararte, es mas, te prometo que mientras estemos los dos nadie te disparará- dijo. Entonces lo miré a los ojos, sabía que era lo que me quería decir

-Finn, no pienso dejar que des tu vida por mi, ni que te pongas en medio si me disparan-le dije

-¿Tu no lo harías por mi?- iba a responderle pero me callé, porque la respuesta era si, e iba a acabar perdiendo

-No quiero que lo hagas

-Y yo no quiero que te pase nada, por lo que no permitiré que te disparen-. Después de eso se acabo la conversación, metimos las cosas en las mochilas y preparamos los sacos de dormir, mientras los preparábamos sonaron otros dos cañonazos. Cuando nos metimos en los sacos miramos al cielo, para ver quién había muerto. En esas horas habían muerto siete personas, muy pocas para ser el primer día, pero había sido una táctica de los profesionales, en vez de matarlos, hacer que les obedezcan. Los muertos fueron: del distrito tres, los dos; del distrito seis, el chico; del distrito siete, la chica; del distrito ocho los dos; y, del distrito 13, el chico. Después me dormí enseguida, justo después de que Finn me diera las buenas noches.



3 comentarios:

  1. Hola Andrea, soy Nina de los otros Ultimos Juegos y de Wonderland, me pediste mi opinion asi que... Alla voy.
    La idea es original, me gusta que el punto de vista sea el de una tributo en vez de la nieta de Snow (entonces creeme habría mirado con lupa para sacarte algun fallo, jejeje es broma). En mi opinion el hecho de que tenga tal vez tanto parentesco y relación con los grandes personajes (Katniss, Haymitch, Gale...) es un poco... exagerado, tal vez. Queda demasiado falso, como una gran casualidad. Aún asi me gusta tus puntos de humor en la historia, este es mi favorito por el momento:
    "-Papa te cambio una clase de cocina por una clase para aprender a fruncir el ceño"
    Je, je, je... En fin en mi opinion eso es lo que yo he visto, aparte de una gran escritora en ciernes ;)
    ¡Sigue así! Muxus

    ResponderEliminar
  2. Muy buen capitulo, me encanta Finnick y su relacion con Vanessa es muy linda. pero, ¿quien tendra esa pistola? sigue pronto, estoy muy intrigada.

    ResponderEliminar
  3. Hola te he nomidado a el lovely blos award pasate por mi blog a verlo http://74-juegos-del-hambre-por-lena.blogspot.com/2013/07/lovely-blog-award.html
    besos

    ResponderEliminar